Un domingo de lluvia y barro, una final extraordinaria

El fútbol es un deporte que despierta pasiones y el hincha espera el domingo para ir a alentar al club de sus amores, más cuando se trata de una final.
Los tiempos han ido cambiando y muchas veces el clima cuando conspira para actividades al aire libre, se tiene que suspender para preservar los campos de juego, como la salud de los jugadores.
Salto, como el máximo escenario de nuestro departamento. el Dickinson tiene historias de partidos que se debieron jugar con lluvia y barro, que quedaron marcados para siempre.
En la década del ’70 cuando jugaron River Plate y Ferro Carril, en un partido realmente extraordinario, que cuenta con algunas imágenes que son parte de la historia de la Liga Salteña de Fútbol.
Eran otros nombres y hombres, que realmente mostraron sus ganas de jugar, en algo que para los que peinan canas seguramente recordarán, con miles de hinchas en el Dickinson, que contaba con un amplio espacio detrás del arco norte, con aquellos rieles que también eran utilizados para sentarse.
Sería bueno que en algún momento podamos repetir esas historia, que el fútbol se viva con el hincha de paraguas, mientras que los jugadores en la cancha se brinden enteros entre el agua y el barro. Fue en el año 1977 y todavía quedan las imágenes de quienes fueron al Dickinson ese día, donde poco importó el clima. Se jugará la final entre Universitario – Ceibal esta noche?

Gabriel Paique

Campeón del Litoral Norte e Interior 2010 en Sub 15 y Sub 18, Campeón Nacional AUF-OFI en Sub 18 como Director Técnico de Salto | Periodista Deportivo, Director de la Revista Salimos!

Dejanos tu Opinion